Blog

Ser Ilustradora y no morir en el intento

La clave del éxito es la constancia, el no desanimarse, tocar a todas las puertas que sean necesarias y la más importante, no tener miedo a fracasar.

Hola. Me llamo Carmen Guzmán y soy ilustradora. Cada día me preguntan ¿Cómo es esto de ser ilustradora? ¿Dá para comer? O quién me comenta que esto no es un trabajo. Lo cierto es que yo lo complemento con otro trabajo, porque aún no puedo vivir de la ilustración (ya se verá). Pero sí es un trabajo y muy duro, todo sea dicho, pero a mí me apasiona. Tengo 40 años, y aunque estudié Bellas Artes, hace poquito que decidí dar un cambio en mi vida, y dedicarme a ello profesionalmente a la ilustración. A continuación os doy unos consejos muy básicos que a mi me están sirviendo en esta maravillosa andadura.

1.- Hay que trabajar muchas horas, todos los días a la semana. No hay otra manera de conseguir el nivel necesario para competir profesionalmente.  

2.- Debemos tener una actitud profesional desde el principio. Dar una buena imagen, un buen portafolio (ya sea físico o digital, aunque yo te recomiendo un escaparate para tu portafolio como una web), valorarte y aprender aceptar las críticas (se aprende mucho).

3.- Si se puede, asistir a festivales, ferias, exposiciones, tertulias, congresos… Que la gente te ponga cara. Conocer y que te conozcan. Llévate unas tarjetas e intercambia sinergias.

4.- Debemos ser críticos y constructivos con nuestro trabajo, dando valor el esfuerzo que estamos haciendo. Estamos empezando, a cada paso aprendiendo y que si nos vamos a equivocar o nos van a salir mal las cosas, no pasa nada, siempre y cuando aprendamos de ello.

5.-  Formarnos y buscar orientación y ayuda, es muy importante. Hay veces que no podremos avanzar solos, así que es bueno buscar ayuda cuando la necesitemos. Siempre hay alguien que nos pueda echar una mano.

6.-  ¿Tenéis alguna red social? ¿Una como mínimo? Son imprescindibles para dar a conocer tu trabajo al gran público. Desde Facebook, Instagram, Beehance o Truml, pero seguro que hay muchísimas más, si conoces alguna más no dudes en comentármelo.

Por último recordarte que nunca es tarde.
La edad no es un impedimento para trabajar en lo que quieras. 

La importancia de las ilustraciones

En mi opinión ya hace tiempo que se pone especial énfasis en la presentación que deben mostrar las obras infantiles.
Docentes, psicólogos, pedagogos, mediadores, ilustradores y escritores coinciden en indicar que un libro de literatura infantil (entre 3 y 12 años), no sólo debe cuidar el encuadernado, el tipo de letra y el formato entre otros, sino también el cuidado de las imágenes pues ayudan al pequeño lector a comprender el texto, a reconocer, identificar y desarrollar su imaginación.

Los ilustradores mediante una profunda investigación y análisis de narración son conscientes del poder de su trabajo para mostrar las emociones que se esconden en el texto.

La ilustración es un elemento casi imprescindible cuando se trata de libros de cuentos ilustrados convirtiéndose en el elemento principal, llevando todo el peso narrativo interrelacionándose con el texto.